13 sept. 2011

La mujer en el antiguo Egipto



La mujer

Mantenía su nombre, una cierta independencia e incluso su trabajo: había comadronas, tejedoras, intendentes, o bien colaboraban con el negocio de su marido. Adquirían rango al casarse: nbt pr significa administradora del patrimonio, y en la casa eran las que organizaban todo. Solían prestar mucha atención a su aspecto, mimando especialmente el peinado y maquillaje. En las pinturas que nos han llegado, mientras la piel de los varones se representa morena, la de las mujeres de clase alta es de tono más pálido. Ello servía para indicar su alto status y para indicar tanto que permanecían resguardadas del sol en la casa, como que podían pagarse los cosméticos. Otras versiones (discutibles) indican que era un símbolo de pureza, belleza y de inactividad con respecto a los hombres, a los que se les representaba siempre con un tono más oscuro de piel.

La principal función de la mujer era proporcionar descendencia y realizar las tareas domésticas. No obstante, también podía realizar actividades fuera de casa.

 
“Entre ellos son las mujeres las que van al mercado y hacen las compras, en tanto que los hombres se quedan en casa tejiendo.”
Herodoto.

Matrimonio

Comenzaba por lo general cuando la pareja se iba a vivir junta, ellas entre 12 y 14 años, ellos sobre los 16, sin ningún tipo de sanción oficial, salvo la firma de un contrato privado en el que se detallaban los bienes de cada uno: la boda se celebraba en familia porque era un asunto privado. La monogamia o la poligamia eran una cuestión práctica, sin trascendencia jurídica o moral: al tener la esposa e hijos derecho a parte del patrimonio del marido, esta cuestión influía en la decisión de tener o no una segunda esposa, o que ésta fuese una esclava.

Divorcio

Era también cuestión privada, podía ser solicitado por cualquiera de los cónyuges, por motivos tan amplios como el adulterio, la esterilidad e incluso la fealdad de la esposa. Si previamente se habían delimitado los bienes de los dos cónyuges en el contrato privado realizado por un escriba, ella podía recuperar los suyos, y si no poseía nada, siempre podía volver con sus padres
Sexo

Había una gran libertad, como se refleja en numerosos escritos y en la moda: las mujeres (a excepción de las reales, que se tapaban para no tomar el sol), al igual que los hombres iban con el torso desnudo en la primera época aunque había empleos en que iban desnudos: carniceros, marineros, sirvientas, etc. Las relaciones no estaban controladas, el incesto era habitual en la familia real y ni siquiera el adulterio de la mujer estaba penado, en el peor de los casos le costaba un divorcio, aunque en algunos papiros se relatan casos de pedradas ante el adulterio de la mujer. El único tabú era el considerar la menstruación impura, al extremo de dispensar a ciertos trabajadores de acudir a su puesto durante los días en que la tenía su esposa.
El historiador Diodoro escribió, que parte del acuerdo para contraer matrimonio era, que la esposa tendría el control sobre su esposo, y que no podía poner ninguna objeción a sus mandatos.
Diodoro afirma, que en el Nuevo Reino (1.500 a.n.e.), se daban las siguientes instrucciones:


No controles a tu mujer en su casa,
Cuando sabes que es eficiente;
No le digas: ¿Dónde está? O ¡Tráelo!
Porque ella lo ha puesto en el lugar correcto.
Obsérvala en silencio,
Entonces reconocerás su habilidad:
Esa felicidad que sientes cuando coges su mano,
Hay muchos que no saben lo que es.


Hay quien afirma que a los sacerdotes egipcios solo se les permitía tener una esposa, mientras que el resto de la comunidad podía tener tantas como quisiera. Por el contrario, los monumentos representan a cada individuo con una sola consorte. Se aprecia el afecto mutuo, la ternura, la expresión de cariño y en la forma amorosa en que se sientan juntos y con sus hijos.
Los pocos contratos de matrimonio que han sobrevivido al tiempo, demuestran que los derechos de las mujeres eran respetados.
En un contrato que data del año 580 a.n.e., pero basado probablemente en fórmulas anteriores, el futuro esposo prometía que si abandonaba a su esposa "incluso por aversión, o porque prefiriera a otra", devolvería la dote y una parte de la propiedad paternal y maternal que ella tuviese.


11 sept. 2011

Como ser egiptólogo en España

Habrá mucha gente que al igual que yo, se haya hecho esta pregunta muchas veces sin conseguir una respuesta clara. Hoy voy a intentar responder a esta cuestión recogiendo la información que he obtenido.

Para ser egiptólogo es importante saber francés, alemán, o inglés
Hay que realizar un bachillerato de humanidades, donde podremos estudiar historia, latín, griego...para crearnos una base para lo que necesitaremos.

En España no existen títulos de egiptología  reconocidos por el Ministerio de Educación y Ciencia. Por eso debemos realizar la carrera de historia.
En la lista de centros que aparece más abajo existen ciertas asignaturas que incluyen cursos o seminarios relacionados con la egiptología :

Barcelona
Departamento de Historia Antigua de la Universidad Autónoma de Barcelona.
Departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología de la Universidad Central de Barcelona (Facultad de Geografia e Historia). 
Madrid
Departamento de Historia Antigua de la Universidad Complutense de Madrid (Facultad de Geografía e Historia). 
Departamento de Prehistoria y Arqueología de  la Universidad Autónoma de Madrid (Facultad de Filosofía y Letras). 
Departamento de Historia I y Filosofía  (Area de Historia Antigua) de la Universidad de Alcalá de Henares (Facultad de Filosofía y Letras). 
Instituto de Filología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.
Sevilla
Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Sevilla (Facultad de Geografía e Historia). 
Departamento de Historia Antigua de la Universidad de Sevilla (Facultad de Geografía e Historia). 

O en el caso de estar interesado en estudiar egiptologia en el extranjero (clicar aqui)

Y después hay que realizar el máster de egiptologia en Barcelona o en el extranjero (Alemania, Inglaterra, E.E.U.U, Francia o Italia)
Por último ponerse en marcha. Una de las opciones son las prácticas arqueológicas en Egipto

Pero lo más importante de todo es amar está maravillosa cultura, hacerlo por pasión y no por llenarse los bolsillos o tener fama. Un egiptólogo que no ama Egipto por muchas cosas que descubra o por muchos documentales que tengan su imagen, no será un verdadero egiptólogo.
 La egiptologia necesita a gente que dedique sus esfuerzos a protegerla y cuidarla. Kmt debe seguir deslumbrando eternamente y eso solo será posible de esta forma.

10 sept. 2011

Nefertari :)

Esta entrada se la dedico a mi mejor amiga a la que cariñosamente llamo Nefertari, FELICIDADES MI NIÑAAAA!!!!! Aqui tienes información sobre ti misma xD

La reina Nefertari-Merienmut, por la que brilla el Sol "La amada de Mut", fue reina de la dinastía XIX; primera esposa real y predilecta del faraón Ramsés II que le hizo construir el Templo de Hathor de Abu Simbel junto al del propio faraón donde reza: "Él ha hecho su monumento en honor de la Gran Esposa Real Nefertari, Amada de Mut, un templo excavado dentro de la montaña pura de Nubia, en bella piedra blanca de gres, una obra perteneciente a la eternidad para la Gran Esposa Nefertari, Amada de Mut, por amor de quien brilla el sol".

Deificada en vida no solo tuvo un importante sitio en el corazón de Ramsés sino que además fue una mujer de estado dotada de una brillante mente política que influyo en la paz de Egipto con el Imperio Hitita gracias a la correspondencia mantenida con el emperador Hattusil III y con su esposa la reina Naptera.

En 20 años, Nefertari dio a Ramsés 6 hijos conocidos: El primogénito de Ramsés Amenheruenemef que ostentó el título de "General de los Ejércitos". Nació 5 años antes de la coronación de su padre y falleció entre el 26 y 31 años del reinado de Ramsés Paraheruenemef, tercer hijo varón de Ramsés II y segundo de Nefertari fue "Primer Oficial de Carros" Participó en la Batalla de Kadesh obtuvo la condecoración “Valiente del Ejército” Murió entre los años 20 a 28 del reinado de su padre.; Meritamón, cuarta hija del faraón que cuando murió su madre se caso con Ramsés siendo la esposa real y además de heredar algunos títulos de su madre fue cantora del templo de Amón y sacerdotisa de Hathor al parecer murió al final del reinado de Ramses II; Meriatum que nació cuando su padre ya era faraón, y fue el sexto hijo varón. Existen pocos vestigios de él, pero parece ser que llegó a ser Sumo Sacerdote de Ra en el templo de Heliópolis que murió en el año 47 de Ramsés II.;Merira. El undécimo varón. Aparece junto a su madre y a sus hermanos en Abu Simbel y en otros lugares. Parece ser que murió en torno a los años 26 a 36.: Henuttauy. Fue otra de las hijas que se casaría con su padre a la desaparición de Nefertari. Sin embargo, pero no fue gran esposa real. Sería enterrada en el Valle de las Reinas en la tumba QV66

La procedencia de Nefertari es muy discutida. Algunos de sus títulos demuestran un origen noble, si no real. Muchos historiadores creen que Nefertari era nubia, del sur del país. El hallazgo en su tumba del pomo de un cofre en el que aparecía un cartucho del faraón Ay hace sospechar que proviniese de la ciudad sureña de AKhmin e incluso que Ramses II y Nefertari podían ser hermanastros.

Algunos de los títulos que ostentó fueron: "Princesa Heredera". Éste aparece en una inscripción de Abu Simbel y nos indica que descendía de un familia noble. "Esposa del Rey". "Gran Esposa Real". Nos indica su lugar preeminente entre las demás esposas. "Señora de las Dos Tierras". Este título podría indicar que Nefertari ejercitó acciones en asuntos de estado. "Soberana del Alto y Bajo Egipto".podría indicarnos asimismo su actuación en asuntos de estado. "Soberana de Todas las Tierras". Normalmente este título no se encuentra entre los llevados por las reinas y constituye un equivalente femenino del título del faraón lo que nos indica una posición jerárquica de gran relevancia. "Esposa del Dios". Fue el máximo apelativo que podía alcanzar una mujer en circunstancias normales en el Antiguo Egipto, equivalía a demostrar su origen real, el poder de su sangre y la legitimidad de su descendencia. Como no todas las reinas egipcias de la época gozaron de esta alta distinción, por lo que las afortunadas por el hecho de descender de una mujer portadora de dicho título eran siempre las escogidas para dar a luz futuros reyes, por encima del resto de las mujeres. "Grande de Favores". Posiblemente lo ostentaba como implicación judicial, como intercesora. Así es como este título había sido utilizado mucho antes "Agradable en las Dos Plumas". Se encuentra en la estatua sedente del rey en el Museo Egipcio de Turín. Hace referencia al tocado de la doble pluma, utilizado con frecuencia por la reina. El dios Amón lleva una corona similar. Suele haber unanimidad respecto a que Nefertari murió en torno al año 26 del reinado de Ramsés II, cuando contaría entre cuarenta y cincuenta años y fue sepultada con honores dignos de una deidad egipcia.

La tumba de Nefertari fue descubierta por Ernesto Schiaparelli en 1904 y se encuentra muy próxima a la de la Gran Esposa Real Tuya, madre de Ramsés II. La QV66 es la tumba más bella que nos ha legado Egipto. La reina es representada repetidamente en acto de adoración a los dioses del Más Allá.


Fuente: http://www.egiptoforo.com/antiguo/Nefertari

1 sept. 2011

EL CONSTRUCTOR DE PIRÁMIDES

Así se llama el nuevo libro del escritor Santiago Morata que saldrá a la venta el próximo 3 de octubre.  Una novela con un enorme trabajo histórico detrás, corroborado por egiptólogos de gran prestigio como Teresa Bedman .
Sinopsis.
¿Cómo y por qué se construyeron las grandes pirámides?

¿En qué consiste y cómo se generó el proceso de embalsamamiento?

¿Cuál es el origen de la famosa esfinge?

¿Cómo eran los grandes faraones Snefru y Keops?

¿Cómo se desarrollaban las grandes ceremonias?

Todas estas incógnitas se desgranan con detalle de manera muy sencilla, comprensible y amena, en una novela histórica en que se cuenta las historias de varios personajes reales que interactúan entre sí, durante las vidas de los faraones Snefru y su célebre hijo Keops. Contada con ritmo vertiginoso, su lectura engancha desde la primera página.

En mitad del s III a.C (2650 a.C.) el faraón Snefru encarga a un jóven arquitecto, un soldado y un escriba una investigación sobre el secreto que el clero le niega: La antigua sabiduría que les lleve a construir una pirámide que le haga un dios inmortal. Esta lucha oculta por los misterios de lo divino se lleva a cabo durante toda una vida, viendo pasar amistades inquebrantables, luchas sociales, traiciones, historias de amor al límite, religión, muerte, violencia, magia y erotismo.

Novela honesta, comprometida con la historia. El autor puntualiza lo que es rigurosamente historia cierta y las breves licencias novelescas. Su importante trabajo histórico previo, está avalado por los mejores egiptólogos nacionales e internacionales.
NO OS LO PODEIS PERDER :)
384 paginas
19.95 euros
ISBN: 978-84-96952-88-1