10 abr. 2011

Las revueltas vuelven a la plaza Tahrir

Miles de manifestantes quemaron automóviles y se parapetaron ayer de madrugada tras las barricadas en la Plaza Tahrir para exigir la renuncia del ministro de Defensa, quien emplazó a las tropas durante la noche para dispersar una manifestación en la que murió uno de los participantes y otros 71 fueron heridos.

El ejército advirtió anoche que retiraría a los manifestantes de la plaza con “toda la fuerza y decisión” para que la vida vuelva a la normalidad.
La advertencia podría ser un presagio de otra escena como la ocurrida en la madrugada, cuando cientos de soldados, incluyendo una unidad especial de paracaidistas, se internaron en la Plaza Tahrir disparando al aire y golpeando a los manifestantes con bastones y aparatos de choques eléctricos.
Los efectivos arrastraron a algunos protestantes mientras que otros se marcharon, heridos. Los testigos reportaron que dos personas fallecieron, aunque el Ministerio de Salud insistió en que sólo hubo un muerto.
“Fue como una película de terror”, dijo Mohamed Yehia, un activista y estudiante universitario que se encontraba entre los manifestantes.
La confrontación marca un punto peligroso en los tres meses de revuelta que han agitado al país. Apenas el 11 de febrero, tras la salida del presidente Hosni Mubarak, los manifestantes besaban y abrazaban a los militares, reconociéndolos por proteger su “revolución”. Desde entonces, todo ha cambiado.
Los líderes de los manifestantes han criticado al consejo militar por su manejo de la transición posterior a la caída de Mubarak, y la población está molesta porque no ha enjuiciado al ex presidente, por lo que ahora muchos piden que sea retirado el ministro de Defensa Husein Tantawi, a quien acusan de ser un fiel seguidor de Mubarak.
Los soldados entraron en la plaza hacia las 3:00 de la madrugada y cargaron contra un campamento de manifestantes levantado en el centro, donde habían formado un cordón humano a fin de proteger a cerca de 25 oficiales del ejército que se habían unido a los que protestaban. Los soldados detuvieron a 42 jóvenes, incluyendo un británico y un alemán, que enfrentarán a los tribunales militares por violar la prohibición de participar en concentraciones públicas. También fueron presos ocho desertores.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx/internacional/72210.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada